Menú Blog

Ya hemos entrado en la estación del año favorita para muchos: el verano. Las altas temperaturas consiguen que nuestras rutinas más interiorizadas cambien. Sabemos que en otros meses más fríos un buen plato de caldo se presenta como un manjar divino, pero en la época estival lo que se lleva son las ensaladillas, las ensaladas de pasta… Es decir, alimentarse y refrescarse a la vez. Lo mismo ocurre con los vinos ya que, aunque nosotros somos de la idea de que todos los caldos son perfectos para cualquier época del año, hay algunos que son idóneos para degustar cuando el calor acecha.

En verano buscamos vinos con una textura más ligera, de sabores afrutados y frescos. Sí, de esos que hacen que nuestra copa se vacíe sin darnos cuenta y logran que, por unos minutos, nos olvidemos del sofocante calor que ha conseguido que no peguemos ojo en toda la noche.

Como os hemos dicho antes, es hora de desterrar la leyenda de que los caldos blancos son exclusivamente para el verano y los tintos es mejor reservarlos para cuando los termómetros caen en picado. Esto es, literalmente, un topicazo. Es cierto que las características de algunos vinos hacen que sus sabores se desplieguen más y mejor en una época determinada del año, pero existe una amplia gama de posibilidades que hará que, por ejemplo, si eres amante acérrimo de los tintos no tengas que renunciar a ellos en verano.

Precisamente, en nuestra bodega contamos con diferentes variedades que demuestran todo esto que estamos diciendo. ¿No las conocéis? Bueno, entonces en ese caso no dudéis en preguntar a nuestro sumiller cómo maridar un plato con el fin de disfrutar del verano al cien por cien.

 

Por Felipe Martínez, primer sumiller El Rincón del Faro


Boletín

Recibe cada mes las novedades y noticias de El Rincón del Faro

Conviértete en cliente vip y disfruta de descuentos además de ocupar un lugar preferente en nuestros eventos especiales