Menú Blog

INGREDIENTES

 

Cebolla mediana

2

Paletilla de cerdo deshuesada

1

Sal

30 g

Azúcar moreno

30 g

Pimentón dulce

20 g

Chile molido

20 g

Pimienta negra molida

5 g

Semillas de mostaza

5 g

Sal de ajo

10 g

Salsa Worcestershire

30 ml

Vinagre de manzana

100 ml

Coca-cola (refresco de cola)

330 ml

Cómo hacer pulled pork

 

Dificultad: Fácil

Tiempo total

12 h 15 m

Elaboración

15 m

Cocción

12 h

 

ELABORACIÓN

 

Para la elaboración de esta receta es necesario que la paletilla de cerdo esté bridada, sobre todo si ha sido deshuesada, para que la carne quede bien recogida de nuevo y no pierda la forma durante la cocción. Podemos pedirle a nuestro carnicero que la introduzca en una malla o bridarla nosotros mismos con hilo de bramante.

 

Preparamos la mezcla de especias con la que la vamos a cubrir. Para ello, en un recipiente hondo, mezclamos la sal, el azúcar moreno, el pimentón dulce, el chile seco molido, la pimienta negra molida, las semillas de mostaza (en su defecto podemos usar una cucharada de mostaza Dijon), el ajo en polo, la salsa Worcester y 100 ml de vinagre de manzana. Removemos bien.

 

Pelamos y cortamos en ocho trozos las cebollas y las colocamos sobre la base de la Crock Pot, regamos con la coca cola. Embadurnamos el cerdo con la mezcla de especias, usando las manos y asegurándonos de cubrirlo bien por todos lados hasta que terminemos con ella. Lo colocamos sobre la cebolla y tapamos. Programamos a baja temperatura durante 12 horas.

 

 

Transcurrido este tiempo, apagamos la Crock Pot y dejamos que el cerdo se atempere en su interior antes de retirarlo y deshilacharlo. Trituramos la salsa y pasamos por un colador. La calentamos a fuego suave y retiramos el exceso de grasa. Salpimentamos al gusto y ajustamos el espesor, bien reduciendo la salsa durante un tiempo o bien con maicena.

 

Si queremos elaborar el pulled pork en horno tradicional, necesitamos calentarlo a 160ºC y utilizar una cacerola con tapadera apta para horno (las de hierro fundido son perfectas porque reparten el calor muy bien). El tiempo de horneado se reduce a seis horas, conviene comprobar el punto de la carne y ver si se deshilacha fácilmente antes de retirarlo del horno.

 

Chema Gómez, chef de El Rincón del Faro