Menú Blog

INGREDIENTES:

Para 4 personas

Pulpo cocido

400 g

Cebolleta

2

Pimiento verde italiano pequeño (opcional)

1

Pimentón dulce

10 g

Aceite de oliva virgen extra

100 ml

Harina de fuerza

150 g

Harina de repostería

150 g

Sal

5 g

Levadura seca de panadería

3 g

 

ELABORACIÓN: 

Dificultad: Media

Tiempo total

1 h 10 m

Elaboración

30 m

Cocción

40 m

Reposo

2 h

Lo primero será cocerlo hasta dejarlo bien tierno.

Picar las cebolletas en cubos pequeños o en juliana fina, o usar una cebolla grande, y picar el pimiento si se usa. Calentar el aceite de oliva en una sartén y pochar las verduras a fuego medio con una pizca de sal, hasta que estén muy tiernas. Mientras, cortar el pulpo en piezas no muy grandes, pero tampoco excesivamente picadas.

Echar una cucharadita de pimentón a la sartén, remover bien y añadir el pulpo. Cocinar removiendo unos pocos minutos, ya que el pulpo está cocido y no necesita más que impregnarse con los sabores.* Retirar a un colador* sobre un recipiente y escurrir bien el aceite. Coger 100 ml y dejar escurriendo el relleno, tapado.

Mezclar las harinas con la levadura y la sal, y añadir el aceite y el agua. Trabajar los ingredientes hasta tener una masa homogénea, amasando un poco hasta que quede fina y elástica. Formar una bola, colocar en un recipiente tapado y dejar levar hasta que prácticamente doble su tamaño.

Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde, redondo o rectangular, de unos 22 cm de diámetro. Cortar la masa en dos, una ligeramente más grande, y estirarlas muy bien con un rodillo. El grosor se puede dejar al gusto, pero mejor no pecar de fina por si no aguanta el relleno.

Colocar la más grande en la base del molde, echar el relleno apretando bien y tapar con la otra masa. Apretar y juntar ambos bordes para cerrarla y, si nos ha sobrado masa, añadr decoraciones al gusto. Abrir un agujero en el centro y pinchar un poco la masa.

Pintar con el aceite que haya sobrado de escurrir el relleno, o con aceite de oliva nuevo, calentado con un poco de pimentón. Hornear durante unos 35-40 minutos, hasta que se haya dorado bien y suene hueco al golpear la masa. Esperar un poco antes de desmoldar.

Una buena empanada como esta de pulpo se puede tomar casi cuando y como se quiera. Como aperitivo, comida o cena de plato único, junto a una ensalada, en una excursión o picnic, de picoteo... Está muy rica tanto caliente recién hecha como reposada y servida a temperatura ambiente.

Por Chema Gómez, chef de El Rincón del Faro